La Autoeficacia: un concepto importante para la superación personal

Ante determinadas circunstancias, cuando la mayoría de las personas se rinden, ¿cuál es la causa de que unos pocos se recuperen y trabajen incansablemente hasta alcanzar el objetivo deseado, es decir, el éxito?

Para reforzar la capacidad de superar obstáculos y cumplir los objetivos propuestos, el concepto de Autoeficacia, creado por el notable psicólogo canadiense Albert Bandura en la década de los 70, ha sido primordial en el ámbito de la educación, está muy vigente en el sector de la salud y la gestión de problemas sociales como la drogadicción, la delincuencia, etc. También se ha aplicado en el deporte, y tiene cada día más importancia en los programas de formación de líderes en las empresas.

En cualquier ámbito que tomemos de referencia, los seres humanos nos enfrentamos a innumerables desafíos, retos y problemas, y es vital comprender la manera en que nos adaptamos y conseguimos superar nuestros retos cotidianos. Al respecto, puede decirse que las creencias que tienen las personas acerca sí mismas son fundamentales para el control y la capacidad de afrontar estos problemas, desafíos y decisiones. Un concepto que va más allá de la autoestima.

Para ser exitosos debemos aumentar nuestra autoeficacia

Autoeficacia y autoestima son bastante diferentes, ya que la primera es un análisis de las habilidades específicas, en lugar de ser una percepción general de amor propio, que viene a ser la autoestima. “Es fácil tener autoestima, simplemente se pueden tener bajas expectativas (pocas aspiraciones)”, dice el eximio psicólogo Albert Bandura.

Son varios los ejemplos citados para referirse a esta capacidad de aprender de los errores y fracasos, y superarse corrigiéndolos: Walt Disney, que no tuvo una infancia feliz, se enfrentó a mil y una dificultades: bancarrotas, robos de derechos de clientes principales, llegó a ser despedido de un periódico por “falta de imaginación”, etc.; hasta que vio su sueño cumplido en 1928, con un ratoncito al que, por sugerencia de su esposa, bautizó como Mickey. De cada fracaso, Walt Disney decía que “florecía una lección”.

Harry Potter, el libro de J.K. Rowling, fue rechazado por, nada menos que doce casas editoriales, antes de que una editorial pequeña aceptara publicarlo. Los Beatles fueron rechazados por Decca Records, compañía disquera que argumentó que sonaban mal. El mismísimo Michael Jordan fue expulsado de su equipo de baloncesto de la secundaria por jugar mal. Thomas Edison intentó mil veces crear una bombilla eléctrica; sin embargo, declaró ante un periodista: “No fallé 1000 veces, la bombilla fue una invención que necesitó 1000 pasos”. Una cosa es común en todos estos ejemplos de superación personal: creen que un esfuerzo persistente y tenaz, tarde o temprano, rendirá los frutos esperados.

El primer ejecutivo de General Electric, Jeffrey Immelt, al comienzo de su carrera profesional, cuando experimentaba con productos químicos volátiles, tuvo un serio percance que acabó con el edificio en el que se hallaban los investigadores. En su biografía comentó que “su confianza se derrumbó del mismo modo que lo hizo el edificio donde se hacían esas pruebas”. También afirma que su director, lejos de sancionarle, le sugirió que dejara de lamentarse, e intentara aprender algo de ese funesto incidente. Hace no mucho tiempo, en una entrevista manifestó: “Cuando alguien comete errores, lo último que necesita es disciplina. El trabajo en este punto es rehacer la autoconfianza”. En la actualidad, los resultados profesionales de J. Immelt son excelentes.

Tanta determinación no es innata. Según el análisis de Robert Brooks, psicólogo de la Escuela de Medicina de Harvard, “todos pueden desarrollar una mentalidad resistente a cualquier edad”, basta con entrenarse para desarrollar una destreza, tener como modelo a otros que hayan conseguido sus objetivos, o a través de la “persuasión verbal”, como apuntó Bandura, pionero de la teoría cognitiva de la Autoeficacia.

Según dicha teoría, es muy importante la creencia en la propia eficacia, para que una persona se mantenga firme en una situación adversa; por otro lado, se pone de manifiesto la fragilidad de dicha confianza, ya que según se ha visto en varios casos, puede desvanecerse en menos tiempo del que se requirió para fomentar esta confianza en uno mismo.

En cualquier esfera de la vida, el concepto de Autoeficacia adquiere especial relevancia, ya que según afirma el profesor Brooks “Uno de los grandes impedimentos en la vida, es el temor a la humillación”, y en el mundo empresarial es indispensable para procurar la eficacia de todas las personas que integran una organización.

 ¿Comprendiste qué es la autoeficacia? Si quieres mejorar tu personalidad y resolver tus problemas emocionales, cuéntame qué es lo que te genera malestar y yo encontraré una solución con la mayor rapidez posible.

Gracias por tener la amabilidad de leerme.

Luis Carlos Lamadrid, periodista e investigador científico de la superación personal.

Acerca de luiscarloslamadrid

Soy Licenciado en Ciencias de La Comunicación. Me obsesiona el tema de la motivación y la superación personal. Sería capaz de hablar, leer y escribir infatigablemente sobre ese tema. Me he ganado la vida como blogger, pero quiero más salud, dinero y amor. Siento la obligación de ser ambicioso y, por eso, he creado un blog en wordpress.
Esta entrada fue publicada en Exito Personal, Motivación Personal, Superación Personal y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s