Algunas lecciones sobre el aburrimento

¿Hay varias cosas que te aburren? ¿El aburrimiento te hace difícil tomar decisiones? ¿Necesitas hacer cosas emocionantes para entretenerte? ¿Necesitas cambios y variedad en tu vida porque crees que es monótona?

Si has contestado sí a alguna de estas preguntas, tal vez seas una persona que se aburre con cierta frecuencia… ¡Pero tranquilo! ¡el aburrimiento tiene solución! ¡No busques diversiones lujuriosas! ¿Por qué nos ocurre esto? ¿Por qué unas personas se aburren más que otras?

La actitud de trabajar exclusivamente en tus objetivos pude causarte aburrimento. Por ello, es necesario hacer una pausa, salir a comer algo, hacer ejercicio, ver una película, etc. De esta manera, la mente adquiere nuevos bríos y desarrolla inspiración para continuar con tus actividades en busca del éxito y la prosperidad.

Antes se concebía el aburrimiento como una constante que afectaba a todos por igual, y se creía que nos aburríamos porque no teníamos nada que hacer, o porque lo que hacíamos “era aburrido”. Sin embargo, hoy en día son muchos los estudios que han demostrado que el aburrimiento no es algo que dependa de las circunstancias, sino que esta sensación es bastante subjetiva y depende en gran medida de nosotros.

Por ejemplo, A. Hudson Davies, del Instituto Nacional de Psicología Industrial de Gran Bretaña, estudió en los años 20 las diferencias en la sensación de aburrimiento en los empleados de las fábricas. Los resultados indicaron que había personas que no se aburrían con este tipo de trabajo, y otros en cambio, con el trabajo más variado, se quejaban amargamente de monotonía, según palabras del propio Hudson.

Por tanto, las cosas no son aburridas por naturaleza, sino que somos nosotros los que las hacemos tediosas o entretenidas. ¿De qué depende esto?

En primer lugar, parece ser que las personas extrovertidas, creativas, o aquéllas que poseen muchas aficiones e intereses, son menos propensas a sufrir aburrimiento, ya que pueden mantenerse ocupadas en cualquier circunstancia. Así que ya sabes: ¡inscríbete en clases de cocina o diseño gráfico, o aprende a tocar un instrumento musical.

Sin embargo, la extroversión se puede convertir en enemiga si no sabemos sacar provecho de ella, ya que las personas extrovertidas reclaman más estímulos para alcanzar un nivel óptimo de activación, por lo que si no son capaces de encontrarlos, pueden acabar aburriéndose con mucha facilidad, o pueden terminar buscando sensaciones en actividades como el tabaquismo, el alcoholismo o las drogas.

En segundo lugar, se ha comprobado que las personas que sufren problemas de atención, tienden más al aburrimiento, ya que resulta difícil interesarse por algo si no le estamos prestando la suficiente atención. Del mismo modo, las distracciones hacen que nuestra atención se reduzca, favoreciendo la sensación de tedio. Está claro que una película que nos encanta puede estropearse si alguien viene y nos interrumpe…¿verdad?

En tercer lugar,  las personas que prestan mucha atención a sus emociones (a esto se le llama tener una alta atención emocional), se aburren más fácilmente que las personas que presentan mayor claridad mental. Al estar pendientes de nuestras emociones, no podemos implicarnos profundamente en la tarea en cuestión, y por eso nos aburrimos.

En este sentido, es importante aprender a transportar nuestra conciencia al presente. Prácticas como la relajación y la meditación, nos ayudan a echar fuera todos los pensamientos y tensiones que interfieren en nuestras actividades, y nos permiten realizarlas con mayor disfrute y eficacia.

Por último, la insatisfacción con la propia vida, la falta de metas, o el abandono de sueños y objetivos pueden degenerar en un tipo de aburrimiento más profundo que el aburrimiento pasajero de los casos anteriores. En este caso hablamos de un aburrimiento “existencial o vital“. Por ejemplo, una mujer casada con un hombre que no la trata bien está renunciando a ser feliz.

Después de darte estas pequeñas pinceladas, si quieres evitar el aburrimiento, introduce nuevas aficiones en tu vida, márcate objetivos, lucha por conseguir tus sueños, y aprende a disfrutar de las cosas cotidianas desarrollando tu claridad mental. Como dijo el psicólogo norteamericano Mark Sundberg: “Uno debería sentarse como un monje budista en completo silencio y no aburrirse; encontrar en el interior de su mente la vida, el entretenimiento y el crecimiento”.

¡A triunfar se ha dicho!

Luis Carlos Lamadrid Mendoza, investigador científico de la superación personal.

Acerca de luiscarloslamadrid

Soy Licenciado en Ciencias de La Comunicación. Me obsesiona el tema de la motivación y la superación personal. Sería capaz de hablar, leer y escribir infatigablemente sobre ese tema. Me he ganado la vida como blogger, pero quiero más salud, dinero y amor. Siento la obligación de ser ambicioso y, por eso, he creado un blog en wordpress.
Esta entrada fue publicada en Autoestima, Control Emocional, Desarrollo Personal, El Miedo, Exito Personal, Inteligencia Emocional, Motivación Personal, Productividad Personal, Superación Personal y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Algunas lecciones sobre el aburrimento

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s